Métodos para organizar tus finanzas y ahorrar | Préstamo para tu negocio
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar título
Buscar en contenido...
Post Type Selectors
page
post

Métodos para organizar tus finanzas y ahorrar

En tiempos de dificultades económicas, muchos tendemos a preocupamos por lo que deparará el futuro y cómo afectará a nuestra situación financiera. Por ello, es más importante que nunca que diseñes una estrategia a largo plazo para tu dinero y la seguridad de tus ahorros.

Aunque parezca un poco abrumador, estamos aquí para echarte una mano: hay muchos consejos y trucos que pueden ayudarte a fragmentar la planificación financiera en pequeños pasos para facilitarte el proceso. A continuación, te explicamos cómo hacer un plan de ahorro que te ayudará a alcanzar tus objetivos durante las distintas etapas de tu vida.

Importancia de organizar tus finanzas

La organización de las finanzas es absolutamente esencial para tu seguridad y tu libertad financiera.

La proyección te ayuda a concentrarte en tus objetivos a corto y largo plazo, como comenzar a ahorrar y poder contar con un capital importante en el futuro. Pero además, es la clave para tomar mejores decisiones y, como consecuencia, evitar las preocupaciones por los gastos excesivos y las deudas sin pagar.

Si ganas poco, te auxiliará a llegar a fin de mes e iniciar a ahorrar, pero si ganas mucho, te ayudará a evadir los gastos innecesarios, para aumentar de forma inteligente tu capital.

3 Métodos para organizar tus finanzas y ahorrar

1. Separa los gastos fijos de los variables

Disfrutar de un control detallado de tus ingresos y tus gastos es primordial para comenzar a gestionar tu presupuesto de forma eficaz. Para ello, es provechoso que hagas una lista de tus ingresos y otra de tus gastos detallados. Después de identificar los ingresos y los gastos, separa los gastos fijos de los gastos variables.

De estos dos tipos de gastos, los que puedes controlar o evitar son los costos variables. Si revisas una vez más tu lista, podrás establecer las partidas que te ayudarán a ahorrar, por ejemplo, comprando los alimentos en una tienda más económica.

2. Implementa la regla 50/30/20

La regla 50/30/20 es simple pero muy efectiva. Ya en otra entrada la hemos explicado detalladamente. Si tienes deudas bancarias o una hipoteca, deberías consignar el porcentaje de ahorro para cancelarlas, antes de comenzar a guardar dinero.

Al distribuir tus ingresos en estas tres categorías, serás más consciente de tus hábitos de gastos y evitarás gastar en exceso, para ahorrar de forma inteligente.

Comienza categorizando los gastos, dividiendo tu presupuesto en porcentajes y definiendo metas de presupuesto para cada categoría. Puede serte útil hacer una tabla de Excel para hacer un seguimiento de todos los gastos que realizas.

3. Sigue el método Kakeibo

Kakeibo (o Kakebo) significa «libro de cuentas del hogar» en japonés. Este es un sistema de gestión del presupuesto que anticipa el ahorro frente a los gastos, organizando las finanzas en un cuaderno o “diario”, donde también anotas reflexiones sobre tus hábitos de consumo o de gastos.

Para seguir este método, anota en el cuaderno los ingresos que has recibido en el mes y los gastos que necesitarás hacer, seguido por un objetivo de ahorro y para qué quieres ahorrar.

Te será útil crear columnas de gastos, como “supermercado”, “transporte” y “salidas”. La idea es, no solo saber cuánto gastas, sino también en qué gastas el dinero.

Al releer tus gastos a fin de mes, escribe pensamientos y observaciones sobre cada gasto, para ser más consciente sobre tus hábitos de consumo. Con ello también aprenderás rápidamente a distinguir entre gastos necesarios y deseos innecesarios, para establecer una meta de ahorro más realista y, quizás, más ambiciosa, para el mes siguiente.

Consejo importante para ahorrar dinero

Evita las compras emocionales

El consumo razonable es comprar lo que realmente necesitas sin dejarte llevar por los trucos de marketing. Mientras que lo opuesto es salir a comprar algo y volver con varios productos que no pensabas comprar.

La compra impulsiva puede ser un auténtico desastre para cualquier presupuesto y por ese motivo, debes constituir alguna estrategia para evitarlo. Una buena opción es posponer el gasto unos 15 o 20 minutos. Si estás en una tienda, sal a tomar aire; si estás online, cierra el navegador por unos minutos mientras disfrutas de un café.

Te aconsejamos sustituir esos minutos por 30 días, si la compra es bastante grande.

Mostrar
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Compartir en Pintrest
Compartir en Reddit
Compartir en Stumbleupon
Esconder