• LLAMA YA (800) 620 8040
  • COMUNÍCATE

¿Cuál es la diferencia entre una cuenta de un negocio pequeño y una cuenta corriente regular?

 

Antes de comenzar a aceptar pagos para tu negocio, es importante establecer primero una cuenta corriente para negocios pequeños. Esta cuenta te permitirá separar a tus fondos personales del dinero que ganas y pagas como parte de tu negocio. Aunque las cuentas de negocios y las cuentas corrientes personales tienen atributos similares, existen unas cuantas diferencias clave que debes considerar.

 

Identificación

Una cuenta corriente es uno de los pocos tipos de cuentas bancarias disponibles para individuos y negocios. A diferencia de las cuentas de ahorros, de jubilación individual o los certificados de depósito, los usuarios pueden escribir cheques o procesar pagos electrónicos en la cuenta. Es mejor reservar una cuenta corriente para pagar facturas y gastos o para hacer retiros regulares para las necesidades personales o comerciales.

Características

Al abrir una cuenta corriente, comúnmente recibes un set de cheques y una tarjeta débito que te permite acceder a tus fondos inmediatamente. Algunos bancos también ofrecen funciones en línea para que puedas administrar tu saldo y configurar pagos automáticos desde tu cuenta corriente. Algunas cuentas de cheques también vienen con una protección contra el sobregiro que permite que el cheque o pago pase, incluso si no hay fondos disponibles actualmente en la cuenta.

Diferencias

Aunque una cuenta corriente personal o de negocios está estructurada de la misma forma y a menudo ofrece las mismas funciones, existen unas cuantas diferencias clave que debes considerar. Para comenzar, un dueño necesita proveer información adicional para abrir una cuenta corriente de negocios, incluyendo al papeleo de registro del negocio y prueba de que el negocio tiene un número de identificación de empleador (el que no siempre es necesario). Además, la cuenta de negocios enlista al nombre del negocio además del nombre del dueño, a diferencia de una cuenta corriente personal, la que enlista sólo al nombre del individuo. Algunos bancos requieren que los dueños de negocios pequeños mantengan cierto saldo en la cuenta constantemente para evitar las cuotas de manejo. Las tarifas asociadas a una cuenta corriente de negocios suelen ser más costosas en comparación a las de una cuenta corriente personal.