Conoce sobre las garantías que debe tener un financiamiento | Préstamo para tu negocio
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar título
Buscar en contenido...
Post Type Selectors
page
post

Conoce sobre las garantías que debe tener un financiamiento

Una gran cantidad de micro y pequeñas empresas tienen dificultad para acceder al crédito.

Cuando la percepción del riesgo de la persona jurídica es grande, las instituciones financieras pueden exigir garantías para la liberación del dinero

El proceso de obtención de un crédito exige planificación.

Antes que nada deben identificarse las necesidades de crédito.

Piénsalo bien: qué cantidad necesitas, por qué necesitas ese dinero extra, en qué lo invertirás y cómo acreditarás que esa inversión puede generar retorno.

Sólo contempla seguir adelante luego de haber tenido en cuenta todos estos elementos.

Una vez que tienes una noción aproximada del objetivo del crédito, debes escoger la institución financiera y buscar información sobre la institución y sobre las líneas de crédito que encuadran mejor con tus necesidades.

Luego tendrás que analizar los factores de restricción y las garantías necesarias para que te sea aprobado el crédito.

Por último, deberás presentar tu plan de negocios ante la institución para efectuar el pedido de financiamiento.

Con el fin de minimizar los riesgos, las entidades financieras realizan un análisis del crédito.

Aspectos como la confiabilidad, la capacidad de pago, las condiciones económicas y las garantías se toman en consideración en el momento de prestar el dinero.

En algunos casos, las entidades financieras exigen garantías para el otorgamiento del crédito.

Esto significa que en caso de insolvencia por parte del tomador del préstamo, el banco será resarcido.

Entre los tipos de garantías se encuentran:

Aval

En este caso, una persona física o jurídica se responsabiliza del pago en caso de que el tomador del préstamo esté imposibilitado de restituir a la entidad financiera el monto del préstamo.

Caución

Aquí la empresa emite pagarés con garantía, letras de cambio o derechos de crédito como garantía de pago.

Hipoteca

La empresa compromete un inmueble para garantizar que pagará la deuda.

Aunque se preserva la posesión del bien, sólo se adquiere nuevamente propiedad sobre el mismo luego de la liquidación total de la deuda.

En caso de insolvencia, al finalizar el período estipulado el inmueble puede ser tomado por la entidad financiera.

Embargo

Funciona de manera similar a la hipoteca pero compromete un bien mueble, como una joya.

Seguro

Cuando la empresa no consigue otro tipo de garantía, debe contratar un seguro para garantizar el pago de la deuda ante el banco. En ese caso, además de la deuda con la entidad financiera, la empresa debe cargar con el valor del seguro.

Cuando una entidad financiera presta dinero, se expone al riesgo de no recuperar en tiempo y forma el dinero prestado más los intereses asociados al préstamo.

Por esta razón existen las garantías crediticias.

Estas se establecen mediante un contrato en el que el prestamista porta una garantía de pago adicional a su buena fe y su compromiso tanto verbal como escrito de reembolsar su deuda.

Con lo cual, una garantía crediticia en palabras más simples, no es más que un seguro contra impago.

Cuando las entidades de crédito ofrecen financiación a sus clientes, están asumiendo el riesgo de que estos terminen sin pagar parte (o la totalidad) de la cuantía del préstamo, lo cual puede suponer una importante pérdida económica, además de los consecuentes trámites legales que se tendrían que efectuar contra el cliente.

Para que estas entidades gocen de un seguro contra los impagos de sus clientes existen las garantías crediticias, es decir, mecanismos encargados de eliminar el riesgo a las entidades financieras a la hora de proporcionar créditos.

Para hacerlas efectivas, el deudor aportará alguna garantía de pago adicional que respalde y/o asegure el reembolso del crédito en cuestión

(por ejemplo, una hipoteca, un bien pignorado o una fianza).

Podemos dividir las garantías crediticias en dos grandes grupos: reales y personales.

Las garantías crediticias sirven como salvaguarda para todas aquellas entidades financieras o bancarias que conceden préstamos a sus clientes.

Como acabamos de ver, existe una gran variedad de garantías utilizadas en la actualidad, cada una de ellas con sus peculiaridades y condiciones únicas, en función de la situación y las partes implicadas

Una garantía, por lo tanto, se usa normalmente para asegurar el cumplimiento de las obligaciones contractuales (p. ej., la entrega).

Cuando el vendedor y el comprador acuerdan los términos del contrato, el vendedor puede tener que definir cuáles términos deben quedar asegurados a través de una garantía.

Si algunas de las obligaciones del vendedor deben quedar aseguradas, el vendedor solicita una garantía de su banco, y éste último emite la garantía a favor del comprador.

En caso de que algunas de las obligaciones del comprador deban quedar aseguradas, el comprador solicitará a su banco que emita una garantía a favor del vendedor.

Beneficios

Los probables beneficios del uso de garantías se pueden resumir como sigue:

  • Pagos asegurados,
  • El vendedor puede obtener pagos anticipados,
  • El comprador/vendedor puede ofrecer crédito y/o obtener financiamiento, y
  • Compensación asegurada en caso de incumplimiento de cualquier obligación importante.
Mostrar
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Compartir en Pintrest
Compartir en Reddit
Compartir en Stumbleupon
Esconder